04 noviembre 2011

El tiro por la culata



Después de 7 jornadas de paros secundados por una media de más del 60% del profesorado, de diversas concentraciones y manifestaciones multitudinarias y de cientos de encierros y acciones diversas, la Marea Verde ha dejado bien claro que no piensa rendirse en esta lucha por evitar el desmantelamiento de la Educación Pública. Ni las amenazas o las prácticas tendenciosas de la Consejería para amedrentar al profesorado (los propios directores de los centros las denunciaron públicamente a través de la asociación ADIMAD), ni las descalificaciones continuas por parte de Esperanza Aguirre y Lucía Figar con su absurda campaña de criminalización (desmontada punto por punto por los docentes y las familias), ni siquiera las represalias que la Consejería está llevando a cabo contra los profesores o directores más activos están logrando el objetivo de asustar y desmotivar al colectivo; al contrario: cada agresión, cada mentira, cada infamia y cada injusticia unen aún más a los miles de profesores y a las miles de familias que están embarcados juntos en esta travesía. La Presidenta y la Consejera de Educación de la CM (con su comportamiento ofensivo, su falta total de diálogo para intentar solucionar un problema social tan importante como éste, el odio irracional que están demostrando hacia los docentes públicos y la falta de respeto absoluto hacia los cientos de miles de alumnos de la Pública) siguen siendo el mayor motor que impulsa la motivación de esta comunidad educativa que defiende la igualdad de oportunidades para todos y la excelencia como principio general y no como excepción.

Lucía Figar (como máxima responsable de este desastre) está pasando por uno de sus peores momentos en su corta (y puede que efímera) carrera política. Dentro de la Consejería cada vez hay más voces discordantes con su actitud despótica y su falta de cintura a la hora de intentar mediar una solución. Ella parece haber tomado este asunto como algo personal y se niega a reunirse con los sindicatos a pesar de las huelgas mayoritarias (tanto de docentes como de estudiantes, no lo olvidemos) y las decenas de miles de familias que se están manifestando constantemente con acciones de todo tipo. La Consejera de Educación contó al principio del conflicto con el soporte mediático de todos los medios propagandísticos del PP y con el apoyo personal de varios políticos del partido. Eso se ha ido diluyendo poco a poco y sólo Esperanza Aguirre parece seguir al pie del cañón en ese enfrentamiento abierto contra la Marea Verde. La ridícula denuncia de las camisetas ha hecho enfurecer a muchos nombres importantes del partido y cada vez hay más posturas discordantes en el mismo con respecto a lo que la Presidenta y la Consejera están haciendo. La cúpula del partido entiende que este conflicto se está enquistando y que la Marea Verde gana adeptos cada día en la sociedad. Temen que arrastre a otros colectivos (como la Sanidad), que se generelice en otras comunidades (ya lo ha hecho en Castilla la Mancha, por ejemplo) y que se extienda a otros colectivos educativos que podrían movilizar a mucha más gente y hacer muchísimo ruido, como el universitario (ya se están produciendo asambleas y encierros en algunas facultades y es cuestión de tiempo que los docentes y profesores de las universidades públicas salgan a la calle). Alicia Delibes (quizás la ficha más astuta de todas las que han participado en ese lado de la partida) sigue callada. Sin duda, teme que el barco pueda acabar naufragando y no está dispuesta a sacrificarse. Puede que aún siga teniendo esperanzas de ser Consejera de Educación (su gran objetivo antes de que llegara Lucía Figar).

Negarse a recibir a los representantes de decenas de miles de trabajadores tras 2 meses de movilizaciones y jornadas de huelga es algo inaudito en cualquier conflicto laboral. Como Consejera de este colectivo, su actitud es irresponsable e irrespetuosa a partes iguales. Irresponsable porque lo único que está consiguiendo es acrecentar dicho conflicto (además de cargar de motivos y razones a los trabajadores del mismo, algo que perjudica los propios intereses de la Consejería, para más inri). Irrespetuosa porque los grandes perjudicados de esa postura siguen siendo los cientos de miles de alumnos que van a la Pública. Pero además de eso, es una actitud poco inteligente. Todo el mundo sabe ya que éste no es un problema económico y que los recortes no son producto de la crisis (pues solo se han producido en los centros públicos, mientras ha aumentado cada curso el presupuesto y las subvenciones al modelo privado y concertado). Es vox populi que el problema que subyace en todo este asunto no es otro que el de intentar asfixiar los recursos de la Pública, desmantelarla y desprestigiarla para incentivar el trasvase al otro modelo no gratuito. La propia Lucía Figar lo vino a reconocer en aquella famosa conferencia en Rimini (Italia) que la acompañará para el resto de su carrera, pues pocas veces un político ha sido capaz de hacer una declaración de intenciones tan claramente partidista en contra de un modelo público. Pues bien, hasta en ese plan le está saliendo el tiro por la culata a la Consejera. Si hace 4 meses solo los docentes sabían de estas intenciones de promover un modelo a costa de ir eliminando otro, ahora ya lo sabe toda la sociedad madrileña y lo empiezan a saber en otras CCAA. La Marea Verde ha conseguido una cosa importantísima (ha conseguido muchas, otro día hacemos un repaso de los logros), pero una en especial: ha puesto de manifiesto las verdaderas intenciones del Partido Popular con respecto a la Educación en Madrid y, por ende, en el resto de España. Además, esta constatación se ha hecho en periodo electoral (contando con la inestimable colaboración de Esperanza Aguirre y Lucía Figar que han dado muchas facilidades para que este plan quede al descubierto en este preciso momento). No sé si a Mariano Rajoy le habrá hecho mucha gracia; lo que sí sé es que gracias, en buena parte, a la Presidenta de la CM y a la Consejera de Educación, el conflicto de la enseñanza y la privatización de servicios públicos ha irrumpido en la campaña. Algo que, hace 4 meses, estoy seguro que no hubiera pasado. Esta ineptitud aumenta cada día que pasa sin atisbos de negociación. Torpeza o exceso de confianza (los votos emborrachan siempre a los políticos), el caso es que flaco favor le están haciendo a su partido radicalizando un conflicto social tan sensible para la ciudadanía como este.

Pero no sólo es el daño que Presidenta y Consejera le están haciendo al partido. Es que, paradójicamente, lo que están consiguiendo con esta actitud intolerante y hostil contra la Educación Pública es, precisamente, lo contrario a lo que pretendían: prestigiarla cada día más. A día de hoy, miles y miles de familias y todos los alumnos de la Pública se sienten orgullosos de haber elegido este modelo, y de los profesores que tienen respectivamente, así como del compromiso que están demostrando unos y otros. Y ese sentimiento de orgullo se transmite a la sociedad que está viendo como la información rigurosa y seria del colectivo docente ha vencido a las mentiras de los políticos. Los ciudadanos están entendiendo que se trata de una batalla digna con un fin justo. El verde de las camisetas no solo simboliza ese orgullo y esa dignidad, sino que es sinónimo de verdad. Dos palabras muy parecidas. Los profesores no están luchando por trabajar menos o por cobrar más. Están luchando para que la Administración ofrezca más y mejores recursos a los alumnos (sobre todo a los que más necesidades educativas tienen) y eso es algo que las familias, los alumnos y cada vez más ciudadanos están entendiendo y valoran. Y esos recursos son posibles, porque están siendo destinados al modelo privado y concertado, con lo que no valen pretextos ni mentiras al respecto.

Así están las cosas. Lucía Figar sigue enrocada en su guerra particular contra la escuela pública con el único apoyo (cada vez más discreto o, por lo menos, más esporádico, de una Esperanza Aguirre que con sus últimas declaraciones de estas semanas parece estar ya de vuelta de todo). Lo que no se le puede negar a la Consejera es su tesón. En Rimini prometió que iba a promover la enseñanza privada religiosa en detrimento de la pública y sigue empeñada en ese fin. Se pueden hacer las cosas bien, regular, mal o como las está haciendo esta Consejería de Educación. Si piensan que la Marea Verde va a extinguirse, se equivocan de pleno. Cuando se dignen a negociar, seremos aún más fuertes. La clave está en seguir como hasta ahora: informando, denunciando, reclamando, encerrándonos, manifestándonos y secundando los parones. Mantener la unidad entre los docentes y las familias y seguir explicando las razones justas que nos mueven y nos dan fuerza. Tenemos que ser conscientes de que lo que estamos haciendo no solo es importante para nosotros como trabajadores o para nuestros alumnos como principales perjudicados; lo que estamos haciendo es trascendental para la sociedad y lo suficientemente inspirador para muchos ciudadanos y colectivos. La Marea Verde es un canto a la libertad y a la igualdad de oportunidades. Pero es preciso recordar un detalle vital: la batalla será muy larga y la ganará quien tenga más paciencia, quien más aguante de pie. Por eso es necesario seguir en la misma tónica de participación y, sobre todo, con la misma ilusión. Tenemos la razón y luchamos por un bien social, de todos y para todos, que nadie lo olvide. El tiempo juega a nuestro favor porque cada vez hay más convencimiento en que estamos haciendo lo correcto; además, en esta sociedad española de 2011 que ya tiene voz y voto en la calle porque ha aprendido a indignarse de manera organizada, el crédito de la clase polítca es bastante limitado. Afortunadamente.

Sigamos como hasta ahora. Hay mucho por ganar.


7 comentarios:

Itaca dijo...

Bob, hay un aspecto sobre el que no se habla y a mí me parece suficientemente grave y es que tanto Espe como Lucía están ocupando cargos públicos y representan lo público allí dónde estén y sin embargo lo están minando desde dentro (Juan josé Millás habla de los políticos termitas) y desde el desempeño de su cargo público ¿se puede ser más desleal?Si esto mismo se hiciera en una empresa privada estaríamos hablando de delito

Anónimo dijo...

Se puede decir de muchas formas, pero suscribo todo lo que dices, por que lo que piensas, porque no hay más interés que la razón. No como otros, que gestionan alrededor de 17 falsas cooperativas de enseñanza, que mal pagan a sus profesores y les maltratan, para coleccionar coches de lujo, por su propio interés. No se entiende tampoco que algunas personas puedan gestionar una empresa pública, que cuando empezaron tenía unos bienes materiales y humanos: En centros, mayoría en la educación pública, superior al 70%, y en estos momentos vayamos por el 50% o incluso menos en secundaria. En una empresa cualquiera, como mínimo se le acusaría de malversación de fondos de arruinarla, de defraudar, ...pero aquí como es de todos, no sólo eso con los bienes materiales, sino que con los recursos humanos, se les puede despedir, extorsionar, insultar ...todo vale, no son importantes, para sus propósitos divinos, no forman parte de sus sectas. Nadie paga los platos rotos. Nadie paga los destrozos. nadie paga el daño causado al alumnado, al profesorado, a las familias, a los Centros. Ya está bien !!
Un amigo me acaba de poner un ejemplo futbolístico, que tanto les gusta a estos pseudo políticos que no nos representan. Es como si el presidente del FC Barcelona, por designación de los votos por haberse presentado incluso él, por ejemplo, valdría en el caso contrario seguramente también sin duda, dirigiera los destinos del Real Madrid CF. Está claro, con lo respetables que se les presupone también a unos y a otros. Pues seguramente el Madrid no daría pié con bola, descendería a segunda, sin duda, o el Barcelona, también lo haría en caso contrario... Es como meter a la zorra (con perdón) a guardar el gallinero, sin ánimo de ofender. Alguien que representa a la empresa pública pero es de la empresa privada. ¿Recuerdan el caso de un ingeniero español, creo que se apellidaba López, creo que eran los años 80 del pasado siglo, que trabajaba en una empresa automovilística alemana, y pasó a trabajar a otra? ¿Recuerdan que se truncó su ascendente carrera profesional, cuando se demostró que estando en una empresa, ya trabajaba para la otra? Aquí, como es público, de todos, con más motivo, no con menos deberían dejan sus puestos IPSOFACTO.
Es posible que ELLAS lo entiendan mejor: No se puede se puede estar en misa y repicar.
Soy un profesor de secundaria recortado, apartado, pero nunca parado. Sigo con fuerza, luego me desprecian lo justo.

Anónimo dijo...

Acción después de la concentración del jueves 3.
Hubo un camiseta verde que acudió a la inauguración de la exposición de Vargas Llosa y "coincidió" con la Presidenta Esperanza Aguirre.

http://consolidacionmadrid.blogspot.com/2011/11/sobran-las-palabras.html

Hay que seguir presente en todos los sitios.

Anónimo dijo...

Bob, siendo docente deberías cuidar un poco más tu expresión. Estoy completamente de acuerdo con todo lo que expones, pero veo que utilizas en varias ocasiones el término erróneo "Presidenta" en tu texto. El término "Presidente" es un participio activo, y como forma verbal no admite géneros. Nadie diría que alguien es "independienta", de modo que te pediría que mimes un poco más nuestra lengua castellana que es uno de nuestros más valiosos tesoros culturales. Un saludo y ánimo con vuestra lucha, que la mayor parte de la ciudadanía está con vosotros.

Bob Harris dijo...

Hola Itaca:

Yo pienso exactamente lo mismo. Alguna vez lo hemos hablado en el Foro del Sur. Hay muchos comportamientos y decisiones de Esperanza Aguirre y Lucía Figar que rozan la malversación. Dinamitar los recursos de un servicio público como el educativo para beneficiar, promocionary subvencionar el privado está en el límite de la ilegalidad a mi modo de ver (por no hablar de lo ético). Además del suelo público que se ha cedido a instituciones privadas o todas estas fundaciones y empresas que están dando servicios educativos en centros públicos. Todo eso tiene un tufillo muy preocupante.

Por otra parte, Lucía Figar dice que los centros públicos, tal y como están ahora (con un 20% menos de plantilla, sin refuerzos, sin desdobles, sin bibliotecas, sin actividades extraescolares, etc) están mucho mejor gestionados que antes. Con lo cual, implícitamente está admitiendo un derroche que ella misma ha provocado en el pasado. Miente también en cuanto a las ayudas a las familias, las becas... Todo.

Por no decir que ella, además de Consejera de Educación, lo es también de Empleo... y a lo que se está dedicando es a mandar a miles de docentes al paro. Otra gestión más que discutible.

Son muchas cosas...

Un saludo, Itaca.


......................

Hola Anónimo I:

Tú lo has dicho: no se puede estar en misa y repicando. Figar parece ser la Consejera de Educación... pero no de toda la Educación, sino la que a ella le interesa y la única que respeta: la privada. Porque, que nadie dude que para el PP de Madrid, la concertada es el mal menor. Si se cargaran definitivamente la pública, estoy convencido de que irían transformando los conciertos poco a poco en centros totalmente privados. ¿Por qué conformarse con medio pastel si se puede tener todo?

Un gobierno responsable (y sus respectivas Consejerías) no pueden maltratar y destruir un modelo público para favorecer el privado. Eso sí que es un delito. Practican la competencia desleal porque no permiten una verdader libertad de elección (aunque se les llena la boca con eso) y porque no reparten los recursos de igual manera. Juegan con cartas marcadas, en definitiva.

Por eso es importante denunciarlo todo. Que la gente lo sepa. No se trata de ahorrar o de aguantar el chaparrón de la crisis: su principal objetivo es cargarse la Escuela Pública (y luego vendrán otros servicios también). ¿La razón? Pues porque no les produce beneficios a sus principales socios políticos: la empresa, los bancos y la Iglesia.

Un saludo.

...................

Hola Anónimo II:

Genial la foto. Menuda cara de satisfacción y de orgullo tiene el compañero, y no es para menos. Me imagino lo que debió pensar Esperanza, con el asco que nos tiene a nosotros y a las camisetas...

Un saludo.

.................

Hola Anónimo IV:

Juraría que el término en femenino también está admitido por el DRAE. Mira este enlace:

http://www.wikilengua.org/index.php/presidenta

De todas formas, siempre lo utilizo porque sé que a Esperanza Aguirre le fascina ese término de "Presidenta". Es una gran egomaníaca y todos sus documentos oficiales los firma así. Incluso su biografía autorizada (la que escribió Virginia Drake) se titula tal cual: "Esperanza Aguirre. La Presidenta".

Muchas gracias por tus palabras de ánimo. Yo también creo que cada vez hay más gente que entiende nuestra situación.

Un saludo.

.................

Educacion publica Peligro dijo...

Educacion publica Peligro


El Ministerio de Educación ha sacado un nuevo curso pagado con nuestros impuestos para aprender nuevas tecnologías por los profesores públicos y privados.
A todos los profesores de colegios concertados y privados que se apunten les regalan un ordenador portátil además de subvencionarles el 100% del curso.
A los profesores de la pública les dan la oportunidad de entrar en el sorteo de un ordenador portátil, y deben pagar 660 euros de matrícula.

El anuncio: http://postimage.org/image/sgaskwinl/

Los institutos preinscritos: http://postimage.org/image/5dc383ruf/


Lo ha quitado de su web: http://www.fundacionaulasmart.org/boletin/2011/boletin_preinscripcion_viii.html

Anónimo dijo...

Hola Bob. Para reforzar la postura que mantenéis desde CCOO sobre el rechazo a las PGAs os propongo citar el siguiente documento técnico de la Consejería:

Actuación de los Órganos Colegiados en los Centros Educativos: Problemática y respuestas, elaborado por la Dirección General de Centros Docentes. Se encuentra en la dirección web:

http://www.fapaginerdelosrios.org/documentacion/actuacion_organos_colegiados_centro_educativos.pdf

Cito textualmente la página 100:

1.3.4.1. Características y tipos de votaciones

/.../

El secreto del voto es una de las características del plebiscito que más controversias y polémicas suscita en el seno de las sesiones de los Consejos Escolares y de los Claustros de profesores. El respeto a su cumplimiento deberá ser la norma determinante e incuestionable de estos órganos colegiados, de forma que si sus miembros exigen este derecho, se deberá proceder en consonancia con dicha reserva.


No obstante, con el acuerdo de todos los miembros presentes en la sesión, se podrá votar de forma abierta, no secreta, mediante las diversas formas que decida el órgano colegiado.

La Ley 30/1992, no establece estas características que, sin embargo, sí están especificadas en diversos momentos en los Reglamentos Orgánicos de los Centros, con referencia a distintas actuaciones de sus órganos colegiados referidas al proceso de elección de los miembros del Consejo Escolar.

/.../


Ánimo y a seguir con la lucha.